Museo de Al Capone en Chicago mantiene viva su historia de horror

Por Armando Cardona Cataño
armandoca@une.net.co
La procelosa vida del ítalo norteamericano Alphonse Gabriel Capone, Al Capone, ha quedado plasmada en distintos escenarios que permiten concluir que su paso por las calles de Chicago, en el Estado de Illinois, EE.UU. sigue vigente.

De ello dan fe, entre otros, el tour que se realiza por la avenida Cícero en buses con leyendas referidas al Capo y en el cual se muestran las bodegas en donde escondía el licor cuando regía en EE.UU. la ley seca y que traía de otras regiones, especialmente del Estado de Massachusetts; las construcciones subterráneas cerca a la Avenida Clark, epicentro de muchas de sus actividades y en la actualidad escenario para diferentes actos culturales.
Y qué decir del más emblemático sitio que memoriza la historia de horror y de sangre que vivió el capo de capos, como es el Museo que guarda en la Ciudad de Chicago muchos recuerdos de su ilegal actividad y que constituye para los turistas, atractivo y obligado lugar de visita.
El sitio en donde está el Museo, tiene otra historia escalofriante, recordada como el lugar en donde quiso acabar con su temible rival de entonces, George Bugs Moran. En efecto para llevar a cabo dicho acto, alquiló subrepticiamente la casa del frente para observar el momento en que éste llegaría allí para asesinarlo. Cuenta la historia.

En efecto el 14 de febrero de 1929, día de San Valentín, entraron al lugar los pistoleros de Cara Cortada (así también se conocía Al Capone) para dar muerte a su duro rival. Empero, este no estaba en el grupo que luego fue asesinado, y se escapó por unos minutos porque llegaba retrasado al lugar y al darse cuenta de lo acontecido, se escondió en una pizzería cercana.
Y este es el lugar que está a pasos en donde funciona actualmente el famoso museo que recuerda la historia mafiosa del entonces poderoso capo.
En este recorrido histórico de la mafia norteamericana, es necesario recordar la famosa Cárcel de Alcatraz en donde estuvo recluido Al Capone y que es sitio turístico obligado cuando se visita la Ciudad de San Francisco.
Hace un tiempo, cuando tuvimos la oportunidad de visitar el lugar, al llegar al muelle, se observaba (no sabemos si aún está) la foto de Al Capone como símbolo, a nuestro juicio, de atracción turística, y durante el recorrido en el barco al pasar por la cárcel, se recuerda la historia de ese famoso reclusorio especialmente la fuga de muchos detenidos y se muestran videos informativos del mismo.


Y al regresar del crucero y cuando se pasa por los almacenes del lugar, se promocionan para la venta camisetas con las fotos de los más famosos capos del mundo.
Pero igualmente la vida de Al Capone ha servido para que escritores, libretistas de radio y televisión y cronistas en general, mantengan vigente su convulsionada historia.
En el caso de los escritores, recordamos al médico boliviano Félix Alfonso Del Granado, residente en la ciudad de Chicago, quien en su libro “El Rufián de Chicago” presenta una atractiva sinopsis de la tenebrosa existencia del capo y casi que inmortaliza su sangrienta existencia.
De su obra queremos destacar el siguiente párrafo, (página 176) indicativo del personaje que mantiene viva su terrorífica existencia:
…… La masacre del Adonis consolidó por primera vez el dominio de Chicago sobre Brooklyn y Nueva York. La ciudad del viento se convirtió para siempre en la capital del crimen, relegando a la manzana grande al tercer lugar, después de Filadelfia y el país entero dobló sus rodillas ante el grande entre los grandes, el fiero entre los fieros y el más temible entre los temibles, el nuevo y único rufián de Chicago”

Deja un comentario